• Habitación Single

    Habitación con cama de matrimonio.

  • Habitación Doble

    Habitación con dos camas y posibilidad de cama de matrimonio.

  • Habitación familiar

    Habitación con dos camas y posibilidad de cama supletoria y estancia privada.

Monasterio de Piedra: la ruta de las cascadas

¿Qué hace del parque natural del Monasterio de Piedra en Zaragoza uno de los lugares más imponentes de la geografía española? Además del propio Monasterio que se conserva desde el siglo XIII, lo que hace del Monasterio de Piedra un lugar incomparable es el recorrido que el turista puede disfrutar de cascadas y saltos de agua.

Durante un espacio de tiempo de más o menos dos horas y media, el viajero podrá disfrutar de cascadas, saltos de agua y grutas esculpidas por la erosión del agua.

El Monasterio de Piedra se encuentra rodeado de un paraje excepcional de densos bosques de ribera y de increíbles formaciones rocosas esculpidas por el agua del rio Piedra.

Nueve cascadas conforman el recorrido siendo la Cola de Caballo la atracción principal con una altura de más de 50 metros. Con seguridad la cascada más alta de la geografía española. Aunque cada una de ellas posee una belleza singular y unas características específicas.

Una muestra de las cascadas que podrá encontrar al visitar el parque Natural del Monasterio de Piedra.

Cascada Baño de Diana: Se trata de un pequeño salto de agua que se forma por la caída del agua remansada procedente de la Cascada Caprichosa.

Cascada Caprichosa: Quizá la cascada más exuberante de todas las que conforman el recorrido por el Monasterio de Piedra.

Cascada Cola de Caballo: Quizá lo que más sorprenda a los visitantes al Monasterio de Piedra sea está cascada pero curiosamente no por su altura, 54 metros, sino por  la gruta que posee, la cueva Iris.

Cascada Trinidad: La primera cascada que ve el visitante cuando comienza el recorrido por el Monasterio de Piedra.

Cascada Los Chorreaderos: gracias al contraste de las chorreras y el musgo que se forma por la humedad, ésta cascada es una de las más bellas.

Cascada de los Fresnos: Una cascada espectacular con una singularidad, el agua roza los fresnos que han crecido por pese a la fuerza del agua.